Campus 25 Centro de formacion de adultos

Campus 25 Centro de formacion de adultos

diumenge, 25 d’octubre de 2015

Solución al enigma de la contraseña

No existe una verdad absoluta, sino un punto de vista desde donde observar la realidad. En el enigma se esta semana, los números contienen la clave.
 Cuando la respuesta se nos resiste, cuando una solución se esconde entre los entresijos de un problema, a menudo lo mejor es alejarse un poco y observar. Con algo de distancia, y ejercitar el pensamiento lateral, cualquier enigma puede ser resuelto.

El pensamiento lateral es una forma específica de organizar los procesos de pensamiento, que busca una solución mediante estrategias no ortodoxas, que normalmente serían ignorados por un pensamiento lógico sin capacidad de abstracción. La idea es alejarse de lo establecido (las sillas son para sentarse, el suelo para andar) para encontrar una respuesta escondida.

En el enigma planteado esta semana, los números eran algo más que simples números. Para hallar la respuesta, el lector debía observarlos como grupos de letras que conforman palabras que determinan un número. Es decir, 18 (dieciocho) es una palabra que tiene nueve letras; 8 (ocho), tiene cuatro letras; 14 (catorce) tiene siete. Es una mera casualidad que las contraseñas coincidan con la mitad del número que se oye desde dentro de la sala, ya que los que quieren entrar sólo deben decir el número de letras que tiene la palabra.

En el caso de los dos policías muertos, el primero, al oír 0 (zero), debería haber respondido cuatro; y el segundo, que oyó 6 (seis), también debería haber respondido cuatro.

Al final cada número esconde más de una interpretación tras de sí. No existe una verdad absoluta, sino un punto de vista desde donde observar la realidad.